8 dic. 2006

CENAS DE TRABAJO

¿Qué tal corazones? Este martes tengo cena de trabajo, que coñazo, no espero que llegue el día para ir, que ilusión me hace, eso de compartir mesa con todos mis jefes, a los que tanto quiero, y con los que disfruto tanto. Vamos que hablar lo que se dice en las cenas de trabajo más bien poco. Teniendo en cuenta que en mi empresa el número de empleados es infimamente pequeño comparado con el número de jefes (7 a 3), os podeis imaginar, cualquiera hace un chistecillo gracioso sobre lo que nos gusta trabajar, jejejeje!.

Como me gustaría decir a cada uno las cosas que pienso sobre ellos, creo que este año cuando me pregunten que tal veo a la empresa, por una vez voy a decir la verdad, para que al día siguiente no tenga que volver a trabajar. No hay mal que por bien no venga.

2 comentarios:

elyanez dijo...

La verdad es que si, las cenas de empresas (las oficiales) son un puto coñazo. Siempre hay gilipollas que si ya no los tragas en el trabajo imaginate en tu tiempo libre...lo que hay que tratar es disfrutar de la cena, procurar juntarte con los que te llevas bien y pasar un poco del resto.

Mi consejo es que no explotes ese dia a no ser que ya no te importe nada, no es el mejor momento.

Alejo dijo...

Yo intento evitar las oficiales y montarme la cena con los compañeros que me siento a gusto trabajando con ellos. Siempre lo he hecho así y de momento me funciona bien.

Contacto

lacaraba@gmail.com