19 jul. 2007

Risquirasqueando las bolas todo el día

De normal es que no te apetezca ir al trabajo cada mañana cuando suena el puto despertador a las 6:30 de la mañana, pero como somos animales de costumbres finalmente te levantas de la cama cual autómata finito y haces la rutina de siempre: echar una meada, enjuagarte la boca, preparar el desayuno, asearte, vestirte (no necesariamente en ese orden, aunque primero va el calzoncillo y luego el pantalón, primero los calcetines y luego los zapatos, hay cosas que sí dependen del orden de los factores…), después sales de casa a coger el transporte de siempre, y coincides con la misma gente, que se sientan en los mismos sitios –cuando pueden-, hasta que llegas a tu lugar de trabajo.
Hoy es uno de esos días que hay poco que rascar y piensas: "qué aburrimiento, me muero"; pero que largo se hace el típico día que no tienes incidencias que resolver y tareas nuevas que desarrollar, si es que desde luego no queremos trabajar y cuando te encuentras con tiempo de ocio y esparcimiento se te hace el día más largo que un día sin pan con tomate, somos unos inconscientes, unos indocumentados que no merecemos lo que tenemos, así nos va a todo el país, que sólo pensamos en gambas plancha, Arzuaga y en follar to er día .… No sabemos valorar lo bonito que es un día de hacer el longui, de marear la perdiz, de realizar lo que no has podido antes por exceso de trabajo, chupar del bote sin aportar na y menos. Si Francisco levantara la cabeza, nos pondría firmes a todos.

Más madera.-

No hay comentarios:

Contacto

lacaraba@gmail.com