9 jul. 2007

Un mes de Metro

El mes de junio he usado el Metro frecuentemente, incluso he tenido la posibilidad de estrenar el Metro Ligero (lo que para un paisano sería el tranvía de toda la vida) y durante este tiempo he ido anotando algunas cosas en mi memoria.

- Gastamos mucha energía: Un día cualquiera tardaba mucho el metro en venir y ya cuando clamo al cielo miro al techo del túnel, lo que vi fueron un montón de fluorescentes y acto seguido me puse a echar un cálculo “a ojo de buen cubero” sobre el número de fluorescentes encendidos en la estación de Sainz de Baranda (es lo que tiene esperar al metro...), me salieron más de 500, parecen un montón verdad, pues si lo multiplicamos por el número de estaciones y pasillos no me quiero ni imaginar los megavatios consumidos un día cualquiera. ¿Existe algún plan en ejecución para minimizar este gasto energético en el Metro de Madrid?

- Nuevas generaciones caen bajo: Varias veces en el plazo de un mes he presenciado gamberradas de chavales: pintadas en los vagones, ralladuras en los cristales, uso de polvo pica-pica para joder a los demás, tirones del freno de emergencia sin motivo, uso de las barras del vagón como gimnasio… Sobre esto tengo que decir que distingo perfectamente entre lo que es una travesura y lo que es una putada, entre lo que es la edad del pavo y lo que es mala idea, pero las cosas se están pasando de la raya cuando todos estos chavales no tienen ningún respeto a los mayores ni a la autoridad (llámense seguratas del metro) cuando son pillados in fraganti y amonestados por ello. Mala cosa nos espera si estos tienen que pagar nuestras pensiones.

- Dejadez del mantenimiento: Durante ese mes que he usado el metro masivamente he visto cada día el mismo gran charco con verdín (ideal para sapos) en la estación de Sainz de Baranda, el mismo montón de serrín húmedo en el pasillo del trasbordo entre Plaza Elíptica y la línea 11, la misma máquina expendedora de billetes averiada en Duque de Pastrana, por cierto el suelo de Duque de Pastrana son figuras de ajedrez, ¿es que no hay euros para mantenimiento y sí para campañas de publicidad en la tele?

- Lentitud: Cada día que he tomado el Metro Ligero me exasperaba la tardanza en arrancar, estos tres vagones (no son mucho más) están llenos de sensores por todas partes para garantizar nuestra seguridad, yo pienso que es para garantizar nuestra tardanza al destino, porque entre lo que tardan en llegar, luego en arrancar, luego lo lento que va entre estaciones, es más lento que una tortuga!!!! Joder que se note la pasta invertida, que parece tirar el dinero. Y más si recuerdo cuando no funcionaba el mecanismo de comunicación entre cabina y centralita, que se bajo el conductor y tampoco funcionaba el interfono... todos los pasajeros alucinabamos.

Espero que la próxima vez que use el metro a diario el charco de Sáinz de Baranda no exista y el metro ligero vaya más rápido. Señores responsables, no se toquen los webs y hagan algo para mejorar esto.

Más madera.-

No hay comentarios:

Contacto

lacaraba@gmail.com