8 feb. 2006

EL TABACO

El tabaco
Ahora que esta tan de moda, y que has suscitado aluviones de criticas y malos deseos, voy a expresar mi opinión al respecto.

Me confieso fumadora desde los 16, quizá 15, mejor 14, si desde los 14 años empece a fumar, me acuerdo como si fuera ayer, ocho chicas nos queriamos fumar todas un cigarrillo, así que te puedes imaginar las caladas que le dimos, no tocamos ni a un tiro por barba. Así que nuestra primera vez no resulto muy gratificante, pero me calo hondo, porque confieso que a fecha de hoy sigo fumando y eso que lo intentado dejar no una vez sino un millón de veces si me apuras.


Con respecto a la Ley Antitabaco, tengo que agredecer que fumo menos en el trabajo, pero estoy totalmente en desacuerdo con su publicación, que se nos excluya a los fumadores de esta manera, prohibiendonos fumar, obligándonos como perros a salir a la calle, como si fueramos auténticos delincuentes para tomarnos nuestros tiros. Como carabanchelera que soy de pro, irme de fiesta y no fumar, es como no salir de fiesta, porque si además de no poder beber, encima me prohiben fumar, que hago. No si dentro de poco nos prohibiran también tener relaciones sexuales, y volveremos a los tiempos de nuestros abuelos y tatarabuelos, no permitiendo fomentar nuestra libertad de expresión y coartando nuestros derechos.


En definitiva, creo que esta Ley es abusiva, porque entiendo que a los no fumadores les puede molestar el humo de los demás, pero los fumadores también tenemos derechos, que debérían ser respetados, al menos en el ámbito profesional, que se nos obliga a salir a la calle, en vez de habilitar un recinto para fumarnos nuestros pitillos.

En conclusión, la prohibición de fumar ha alcanzado tal magnitud, que incluso los estanqueros para venderte un paquete de tabaco lo tienen que hacer a escondidas, que verguenza, hasta donde vamos a llegar, ante tales injusticias solo puedo decir, "VIVA LA LIBERTAD"

1 comentario:

Alejo dijo...

Opinaremos al respecto, ya que esto tiene miga (de la que no se traga):

En principio me parece lógico que se regule el fumeteo que se tenía por todas partes: transporte público, restaurantes, cines, trabajo... Intentando hacer posible que la gente que no fuma pueda respirar un aire algo más sano de lo que tiene por constumbre. De manera, que por un lado se asiste al pobre fumador pasivo, y por otro se libran de malos humos muchos sitios.
Y con esto, pienso que el garantizar los derechos de muchos paisanos que no fuman, no tiene que ser perjudicial para los que fuman, que tienen todo el derecho a fumar cuando les venga en gana, sea por placer, por ansia, vicio (¡que hay muxo vicio!) etc...

Se está haciendo una campaña en contra del fumador, y como siempre parece ser la típica tendencia europeista que copiada de Estados Unidos pretende hacer que la vida sea más "libre" y "democrática" para todo el mundo.

Vamos a ver qué opinan los estanqueros, cuyo negocio y forma de ganarse la vida consiste en vender tabaco. Y vamos a ver cómo van a ganarse el pan, aquellos agricultores que vivian del cultivo del tabaco. En fin.

¿Qué va a ser de esos adolescentes que se atrevian a entrar a una chica en la discoteca, enmascarados entre el humo para pasar la vergüenza?

¿Y de esos bares donde recalamos por la noche? (Sí Piluchy, aunque abuelos seguimos de bares). Con su ambientillo al más puro estilo del invierno londinense.

Con tanto ley sana y tanta gaita, al final nos prohíben follar porque va a resultar que tampoco es saludable, no siendo que gastemos más energías de las que necesita el país para funcionar como dicte la moda de turno.

Ale, a pasarlo bien, y el que quiera fumar que lo haga -sin molestar a naide, que tampioco es eso-

Nos vemos en los bares (de los que dejan fumar).-

Contacto

lacaraba@gmail.com